César Montes y la Vendetta del Estado

César Montes frente al Río Motagua, marzo 2016. Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Mamiya C330

La última vez que compartí con él fue en marzo 2016. Realizaba otra práctica de campo en Guatemala, le marqué y quedamos en juntarnos en el Café León de la Octava avenida. Cuando llegué ya me esperaba, me senté y pedí un café mientras cavilaba como presentarle mi propuesta. Le pregunté si recordaba a Rodrigo Moya y las fotografías que le había tomado en 1966, después de su afirmación, puse en la mesa mi Mamiya C330 y pregunté si se le hacía conocida esa cámara fotográfica.

Sierra de las Minas, marzo de 2016. Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Pentax K1000

Sólo sonrió y fue cuando le comenté que era el mismo modelo que Moya utilizó cuando subió con el Frente Guerrillero Edgar Ibarra a la Sierra de las Minas, lugar donde captó esas imágenes que dieron vuelta al mundo, a través de los reportajes de la revista mexicana Sucesos. Después le planteé que quería hacerle unos retratos, a 50 años de esas fotografías. César, como parte de su personalidad, exclamó un: -No-, que me desconcertó y continuó: -Eso no puede ser nada más así-. Tomó su celular y le marcó a Mirna Paíz Cárcamo «Rosa María», quien se encontraba en México, colgó y dijo: -Es una lástima, ella no puede, pero nos vamos a la Sierra de las Minas-. Unos días después me esperaba frente el Parque El Sauce de la zona 2. Desde ese momento todo fue una experiencia intensa.

César Montes rinde homenaje a los militares caídos el 17 de mayo de 1966, en la conocida «Emboscada de Sunzapote». Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Pentax K1000.

            El nerviosismo estuvo presente todo el camino hacia Zacapa. En esas horas también estaba en mi mente una zona que iba a descubrir para deconstruir mis lecturas y, quizá en otro momento, reconstruir la historia de una guerra. Poco a poco el caos de la capital guatemalteca quedó atrás y la zona rural a la que nos internabamos se convirtió en una espacio donde la violencia y la pobreza son extremadamente tangibles, consecuencia del continuo despojo de tierras, la contaminación de los ríos por las prácticas irregulares de la minería abierta y por el asentamiento del narcotráfico en la zona.

César Montes revisa papeleo, marzo de 2016: Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Pentax K1000.

            Los siguientes días recorrimos casas y territorios donde conocí rostros de quienes lucharon, resistieron y permanecen. Estaba el Motagua, Sunzapote, La Cañada. También subsistía el fantasma del comunismo…y el de la contrainsurgencia. Fuimos bienvenidos en muchos hogares, en otros, la puerta se mantuvo cerrada y las miradas advertían: «No acercarse». Las armas abundaban, o por lo menos para un citadino mexicano como yo, era excesivo, por lo que la prudencia tenía que ser un don en todos mis actos, aunque siempre estuve bajo la protección de César y su familia que me aconsejaban qué y qué no hacer.

César Montes y Don Gregorio, antiguo militante del FGEI. Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Pentax K1000

            Ante todo, conocí el apreció, el reconocimiento a su legado y a su liderazgo que le otorgan los habitantes de la zona. Pues, es de aquellos «muchachos» que se rebelaron y que buscaron transformar la realidad y que en la actualidad, es quien también los apoya en la defensa de su territorio. Cuestiones que fueron utilizadas por el sistema de administración de justicia guatemalteco para acusarlo de dar la orden de ataque contra un contingente militar en El Estor, Izabal en septeimbre de 2019. Fue señalado, perseguido y, finalmente, detenido en México, donde el gobierno lo extraditó cuando César esperaba respuesta a su pedido de refugio. El 29 de marzo de 2022, el presidente del Tribunal de mayor riesgo E, Elvis David Hernández Domínguez dictó su sentencia: 175 años por «los delitos de asesinato y asesinato en grado de tentativa», de unos hechos en los que no estuvo presente.

César Montes en la Sierra de las Minas, marzo de 2016. Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Mamiya C330.

En Guatemala se han desarrollado juicios contra perpetradores de crímenes de Lesa humanidad contra militares durante el conflicto armado. Casos que han logrado traspasar los obstáculos, la protección y la complicidad del Estado para que queden impunes. Han sido décadas de trabajo a favor de la justicia, el derecho a la verdad y la reparación de los daños. Sin embargo, también se enfrenta una crisis que, a partir de la persecución, intimidación y hostigamiento, hacía los procuradores de justicia que contradicen el poder que ejerce la Fiscal General del Ministerio Público, es decir, la abogada María Consuelo Porras Argueta, los ha llevado a la separación de sus cargos y el exilio.

César Montes y Don Gregorio, antiguo militante del FGEI. Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Mamiya C330

 La gestión de la Fiscal Porras Argueta se ha desarrollado en medio de escándalo, no sólo por los cuestionamientos de su grado académico por el plagio cometido en su tesis doctoral, sino por la protección al presidente Alejandro Giammattei, sus familiares y sus allegados ante las acusaciones de corrupción y desvío de fondos públicos. Asimismo, por otorgar seguridad y encubrir a las élites políticas, económicas, empresariales y militares. La condena a César Montes es un escarmiento a los luchadores que defienden el territorio y los recursos naturales, para ellos, la defensa de la propiedad privada de dichas élites está por encima del derecho al acceso al agua, su preservación y su defensa, otra práctica común durante el gobierno actual y la complacencia del Ministerio Público, el mismo que ha sido utilizado para aplicar vendettas políticas y personales de grupos fácticos contra quienes consideran un riesgo para sus intereses.

César Montes escucha los problemas que enfrentan en la zona, marzo 2016. Fotografía: Juan Carlos Vázquez Medeles, Pentax K1000

            Enterarme de su condena me remitió a marzo de 2016 cuando escuchaba a algunos pobladores de la Sierra de las Minas decir que: «El comandante nos recordó lo que es luchar por la dignidad». Supe en esas voces que se seguía luchando por la defensa de su territorio, que el hostigamiento y la amenaza contra la vida de César era constante. Presencie un intento de emboscada contra él, pero la protección de sus escoltas y de los mismos pobladores fue fundamental para que no prosperara. No obstante, la emboscada del Tribunal ha embestido con toda la saña posible, pero creemos firmemente que existe una salida donde la verdad y la justicia harán que el camino de la libertad de César Montes este próximo.

César Montes en la Sierra de las Minas, marzo de 1966. Fotografía Juan Carlos Vázquez Medeles, Mamiya C330.

Mi total solidaridad con César Montes. Me sumo a la exigencia de su inmediata liberación.

César y Juan Carlos en la Sierra de las Minas. Fotografía: Facebook César Montes.

¡Libertad para César Montes!

SESIÓN DEL SEMINARIO DE ESTUDIOS SOBRE CENTROAMÉRICA

El Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (En colaboración con el proyecto CB CONACyT A1-S-39611), en el marco del Seminario de Estudios sobre Centroamérica.

Comparte con ustedes la sesión del día miércoles 16 de marzo de 2022.

Con el tema:

“El Partido Comunista Mexicano y el Partido Obrero Campesino Mexicano al encuentro solidario con Guatemala en la encrucijada del golpismo, 1954”. A cargo de la Dra. Verónica Oikión Solano (El Colegio de Michoacán).

Sesión del Seminario de Estudios sobre Centroamérica

El Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (En colaboración con el proyecto PAPIIT AG40012031), en el marco del Seminario de Estudios sobre Centroamérica.

Comparte la sesión del día 25 de febrero de 2022: Presentación del Dossier: «El legado a 40 años de la Revolución Sandinista y su relación con la crisis política de Abril de 2018». A cargo de Sergio Villena Fiengo (Universidad de Costa Rica).

Con la colaboración de algunos autores:

  • Hloreley Osorio Mercado (Universidad Centroamericana): “Mercado Derechos de propiedad de la tierra de los indígenas, los afrodescendientes y los campesinos en Nicaragua durante la Revolución Sandinista y post-revolución (1979–2021)”, artículo escrito en coautoría con Mario Sánchez González.
  • Verónica Rueda Estrada (Universidad de Quintana Roo): “Ni paladines de la libertad ni mercenarios. La experiencia de los comandos de Nicaragua”
  • Dolores Figueroa (CIESAS):“Violencia política en los márgenes del Estado: Autonomía comunitaria afro-indígena en la Costa Atlántica de Nicaragua” artículo en coautoría con Miguel González.
Sesión del Seminario de Estudios sobre Centroamérica

A 50 años de la entrada por el Ixcán

Documentos de la Dirección Federal de Seguridad en resguardo en el Archivo General de la Nación, México.

Por Juan Carlos Vázquez Medeles

El 19 de enero de 1972, quince hombres penetraron desde territorio mexicano al Ixcán guatemalteco. Una serie de imprevistos aceleran este paso. La mayoría de ellos provenían de la experiencia guerrillera de los años sesenta, después de algunas contradicciones entre las agrupaciones existentes, se instalaron en México y se organizaron para desarrollar un nuevo proyecto revolucionario. Se instalaron en Chiapas como zona fronteriza con Guatemala para retornar a su país, se hicieron de armamento y continuaron con su entrenamiento. Ellos se aglutinaban en la Nueva Organización Revolucionaria de Combate, posteriormente se conocería como el Ejército Guerrillero de los Pobres, una de las organizaciones político-militares que enfrentaba al Estado Guatemalteco y su régimen militar.

A cincuenta años de ese episodio, recordamos, a través de dos fragmentos de narraciones testimoniales, lo que se convirtió en una gesta heroica de los revolucionarios de Guatemala. Ambas son sustraídas de las obras de dos protagonistas. La primera es de Mario Payeras Solares, publicada en 1981 y ganadora del Premio Casa de las Américas de ese año. La segunda, de Julio César Macías Mayora «César Montes», publicada por primera vez en 1997.

El Universal, sábado 22 de enero de 1972, p.1.

«19 de enero».  Los días de la Selva

Los sucesos se precipitaron en la segunda semana de enero. Por el rancho comenzaron a aparecer con frecuencia cazadores que hacían demasiadas preguntas y sometían a nuestros compañeros a verdaderos interrogatorios. La guerrilla se hallaba todavía en situación precaria, sin un solo conocido en territorio guatemalteco. En nuestro pensamiento estaba presente la derrota de Bolivia –la guerrilla solitaria en la selva, perseguida y sin base campesina-; pero a la vez dormíamos con un ojo abierto-, recelando de forasteros y advenedizos. A pocas leguas de allí, a orillas del Lacantún, habían sido asesinados, dos años antes, Marcos Antonio Yon Sosa y Socorro Sical, legendarios jefes de guerrillas. Perseguidos, exhaustos por la prolongada travesía de la jungla, se habían acogido a territorio mexicano, acompañados por dos o tres de los suyos. Yon Sosa cometió el error de atribuirle a los oficiales extranjeros, en cuyas manos se confiaba, su propio sentido de la lealtad y el honor militares. Estas amargas experiencias pesaron en nuestra decisión a la hora de plantearnos la alternativa. En una noche de vigilia, víctimas de sentimientos encontrados por los riesgos y ventajas que la acción entrañaba, maduramos el plan de retirada. Habría que iniciarse con un golpe que resonara y pusiera sobre aviso a nuestros compañeros en la ciudad de México, la otra parte de la guerrilla que, entre tanto, hacía preparativos para ingresar al país por otras vías, puesto que hasta ese momento contábamos en la capital con una pequeña célula. De todas maneras, Tavo salió dos o tres días antes para llevar el aviso. Un segundo objetivo, no menos importante, consistía en desorientar al enemigo sobre la apurada situación que nos hallábamos. En ningún momento perdimos de vista que, una vez abandonada la base fronteriza, quedaríamos librados a nuestra propia suerte. En esas circunstancias, tomar la iniciativa era lo más aconsejable. Finalmente, durante la incursión debíamos obtener provisiones para una retirada que calculábamos en meses. Así fue como a la mañana siguiente, el 19 de enero, en acción relámpago tomamos la pista de aterrizaje y las estaciones de aforo, le dimos fuego a dos avionetas cuyos propietarios estaban vinculados al asesinato de Yon Sosa, desarmamos y advertimos severamente a los supuestos agentes enemigos y, luego de comprar buena cantidad de víveres, en lanchas de motor requisadas emprendimos la aparatosa retirada Lacantún abajo.[1]

Excelsior, domingo 23 de enero de 1972, p.1.

«19 de enero». La guerrilla fue mi camino. Epitafio para César Montes

Documentos de la Dirección Federal de Seguridad en resguardo en el Archivo General de la Nación, México.

De todos modos, la naciente guerrilla decidió emprender acciones tan ruidosas, que no pudieran ser acalladas y de esa manera, avisar al resto de los compañeros que esperaba ingresar a la Selva Lacandona. Uno de los objetivos más importantes era evitar que Rolando Morán, quien estaba por viajar a la selva, cayera en manos del enemigo.

            A pesar de que Rolando sólo había estado nueve meses en la Guerrilla Edgar Ibarra, junto a Turcios Lima, y que ya nunca más regresó a la montaña sino de visita, César Montes confiaba en sus concepciones guerrilleras. Sabía que si morían en el empeño, los que habrían de penetrar ese día por la selva, el resto –dirigido por Rolando- podría reactivar el proyecto, llevándolo al triunfo total. Sin lugar a dudas. Se trataba de salvarles la vida, aun a costa del riesgo de perder la propia.

La acción militar iba encaminada a evitar la fuga de información y, como represalia por el asesinato del comandante guerrillero Marco Antonio Yon Sosa, su lugarteniente Socorro Sical y Enrique Cahueque, cometido dos años antes. De esa manera –tomando la iniciativa de las acciones y actuando antes de que se enterara la inteligencia enemiga- se cumplirían dos objetivos: la denuncia de hecho delictivo (violador además del tan prestigiado derecho de asilo mexicano) y el aviso al resto de la organización.

            La decisión fue tomada luego de amplia discusión entre los miembros de la dirección colectiva de la naciente organización, entre los cuales se encontraban: Antonio Fernández Izaguirre, Gilberto Ramírez, Mario Payeras, Atilio, Chacaj, Sergio (el Peludo), y otros.

            De hecho, ése fue el único foco guerrillero guatemalteco que inició sus acciones como tal; y aunque los protagonistas estaban en contra de esas tácticas, no encontraron otra salida. Quedó, sin embargo, la disposición y capacidad de modificar su situación.

Luego de detener a todos los trabajadores, colonos y turistas, se hicieron cargo del radio transmisor. Valiéndose de lanchas rápidas, capturaron a los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad de la Estación Hidráulica del Río Colorado y de la Estación del Río Chajul, de la CILA. Requisaron todas las armas de los pobladores y decidieron esperar pacientemente a que llegara la avioneta. Una vez que aterrizó, capturaron al piloto y la incendiaron, en medio de la pista, para inutilizarla. [2]

El Universal, domingo 23 de enero de 1972, p. 1.

Francisco López Ramírez «Paco»

Uno de los personajes principales de estos sucesos era conocido por el nombre de Francisco López Ramírez «Paco». Éste era el nombre falso que utilizó Julio César Macías Mayora «César Montes». Un documento de la Dirección Federal de Seguridad, redactado por el agente Javier García Paniagua, señala que nació el 10 de abril de 1952, en Jalapa, Veracruz y que entre 1959 y 1961 estudió en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Dicho documento lo ubica como el líder de los guatemaltecos, protagonistas de los hechos narrados.

Documentos de la Dirección Federal de Seguridad en resguardo en el Archivo General de la Nación, México

Este breve texto es un homenaje a esos quince hombres, como a todos aquellos que desde México y Guatemala construyeron el proyecto revolucionario que derivó en el Ejército Guerrillero de los Pobres. La fecha «19 de enero de 1972», se convirtió en el año cero de su historia, sus raíces provienen de la experiencia guerrillera de los años sesenta, de las contradicciones entre las organizaciones, las formas de lucha, su estadía en otras experiencias de este tipo como Vietnam y, por supuesto, por el impulso de la lucha armada que la Revolución Cubana difundió ampliamente. También, exigimos la libertad de César Montes, quien se encuentra bajo prisión preventiva por el asesinato de tres soldados del Ejército guatemalteco en El Estor, Izabal, en septiembre de 2019. Un año después, fue entregado por las autoridades mexicanas, sin respetar el derecho de asilo. A 15 meses de estos hechos, entre un caudal de irregularidades y pese a que César no se encontraba en el lugar de los sucesos, sigue preso. Por ello, exigimos su inmediata libertad.

Boceto para el primer número de la Revista Compañero, órgano de difusión del EGP. Documentos de la Dirección Federal de Seguridad en resguardo en el Archivo General de la Nación, México

[1] Mario Payeras, Los días de la selva, Editorial Nuestro Tiempo, Guatemala, 1981, pp. 18-19.

[2] Julio César Macías, La guerrilla fue mi camino. Epitafio para César Montes, Editorial Piedra Santa, Guatemala, 1997, pp. 237-238.

Julio César Macías Mayora y la escritura del epitafio de César Montes: Mi camino: la guerrilla

Julio César Macías Mayora utilizó el seudónimo de «César Montes» al integrarse al emergente movimiento revolucionario de los años sesenta —experiencia que narra en Mi camino: la guerrilla[1]— en el incipiente Frente Guerrillero Edgar Ibarra (FGEI) y la conformación de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) a cargo de Luis Turcios Lima  (Hebert).

              En dicha obra, la experiencia guerrillera de esa década, entre triunfos y fracasos.Así también, la relación con el grupo CRATER y la conformación de la Nueva Organización Revolucionaria de Combate (NORC), que después se conocería como el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). César, relata sus experiencias revolucionarias de Cuba, Vietnam, Corea del Norte y Moscú. Su participación en el movimiento salvadoreño en las Fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FARN-FMLN), en donde fundó el Servicio de Información Revolucionaria (SIR) y, por último, la participación que tuvo con el gobierno sandinista.

              La configuración de la obra de Julio César Macías es matizada en el encuentro que tuvimos en el 28 de julio de 2010, en la Ciudad de Guatemala. A mis preguntas, responde las intencionalidades que tuvo como autor, nos paltica sobre el proceso de elaboración, en medio de las circunstancias que cruzó. No obstante, es destacable, tanto en la obra como en la entrevista, la situación de un hombre que al integrarse al movimiento revolucionario guatemalteco cedió su identidad, encarnó otra que hasta la actualidad, termina siendo parte de él. César Montes nos refiere dicha experiencia de la siguiente manera:

Juan Carlos: ¿Cuál fue la necesidad de escribir el libro?

César Montes: Uno, Tenía poco tiempo para escribirlo. Dos, no sabía si me iban a matar ya en un mes o en un año…

JC:  ¿Cómo se da ese proceso?

CM: Sobre todo la parte de Guatemala por dos cosas, porque durante 36 años se dijeron sólo calumnias de la guerrilla, entonces hubo gente que tenía un año cuando empezó la guerra y ahora tiene 37, es un hombre ya cuarentón y ha oído todo el tiempo un discurso contra la guerrilla. -¿Qué otra conoce?-. Es más, en Guatemala hay, como en México y muchas partes del mundo, hay un mundo como sus élites que leen, las élites que componen música, entonces que naturalmente no todo el mundo lee libros y, segundo, no todo el mundo lee libros publicados en el extranjero, como el de Payeras[2] que ganó el Premio Casa de las Américas que publicó en la Habana, y se conocía en México, pero aquí se conocía muy poco o no se conocía, era el primer libro escrito en Guatemala. Entonces me propuse a mí mismo y dije: -Sí regreso a Guatemala lo primero que voy a hacer es publicar el libro en Guatemala, para que les duela y para contar las victorias que tuvimos …y los errores también, pero para contar como nos los chingamos-.

Y sobre todo porque hay un velo de oscuridad que le tendieron a la década del sesenta, los guerrilleros del setenta y el ochenta, y que virtualmente niegan o negaban, porque ahora ya no, ya no lo pueden hacer, la existencia de Yon Sosa, Turcios Lima, César Montes, su contribución, o sea, el mensaje parecía decir lo siguiente: «Cuando yo nací para la revolución, nació la revolución». Y eso lo decían los que no sonaban, no se conocían durante la primera etapa, como Pablo Monsanto,[3] negaba la historia anterior, Rolando Morán[4] que aparece hasta después de fundado el EGP ya se hace conocido, niega toda la situación anterior, Gaspar Ilom[5] que no tuvo nada que ver con aquello, virtualmente ponía como que: «Cuando la ORPA nació, nació la revolución. Entonces hacer un poco leal y hacerle justicia a la historia.

Yo creo que hay dos cosas, en el libro hay…no sé si lo perciben ustedes, hay dos cosas que habría que leerlas y como que ampliar el lente, -¿Qué libros dice que leía César Montes?- Y un Puma Junior, un historiador; Zapata, La memorias de Pancho Villa de Luis Martín Guzmán, otro aporte a la historia. El cabrón de César Montes estaba metido en la historia y metido leyendo la historia, porque a lo mejor no estaba muy claro que él estaba haciendo historia, pero si tenía un afán, a lo mejor de historiador frustrado el cabrón, entonces dijo: -Sí otros la hicieron, pues yo la voy a hacer de otra manera, pero me documentada, con documentos históricos-.

-¿Qué otras cosas dice el libro que nos influyeron a nosotros?-. La Revolución española, el libro del general español que entrenó al Che Guevara y a Fidel en México, comandante Bayo[6]. -¿Qué otro libro se menciona?-. Mi único camino de Dolores Ibarrúri, si se fijan, son libros de historia, no andaba estudiando que la dialéctica de la filosofía marxista, no, andaba metido en la historia y hacía la historia el cabrón, y entonces de pronto, cuando termina todo eso dice: -Todo esto vivido realmente fue historia, pues-. Y entonces escribí algunas notas porque…por demanda de compañeros revolucionarios, llegaron y me dijeron: -A ver, ven acá, yo soy de tal organización sudamericana y soy el responsable militar de esa organización y necesito saber cómo le hicieron ustedes para montar un frente guerrillero-. Entonces voy preparando unas notas y cuando preparé las notas, empecé a escribir y a escribir y aquello no se acababa porque fluían un montón de cosas pues, y a la hora de presentárselos a ellos me quedó ahí todas las historias de cómo fundamos el frente Guazapa, las historias de cómo fundamos el frente del EGP, las historias de cómo fundamos las FAR, todo para ellos fue de mucha riqueza, entonces yo escribí eso para gente de Chile, gente de Venezuela, gente de Bolivia, gente de Ecuador Alfaro Vive ¡Carajo!, gente de Argentina, y entonces creemos nosotros que algo contribuimos a esfuerzos que, a lo mejor, pues fracasaron pero se dieron, y algunos otros que fueron la semilla, la semilla de un fracaso a veces es cuando tú llegas y tiras algo, fructifica en otra cosa, a lo mejor como dijo un compañero: -Es que esos que ayudaste fueron como cagada de golondrina-. -¿Por qué?-. Porque cagaron una semilla que fructífero en otros, que hicieron otras cosas como eco, pero nadie puede negar que no hubiera eco, sino hubiera sido el Che Guevara, sino hubiera existido Inti Peredo y Coco Peredo[7], entonces muchas de las cosas que nosotros hicimos les sirvieron a otros, para otros lugares, entonces empecé a ver la necesidad de cómo tener muchos de esos recuerdos que, a demanda de uno, les eran como recetitas que estábamos dando así, como folletitos y de pronto: -¿Por qué no hay uno completo?-. Entonces empezamos, pero empecé a reflexionar de varias cosas, me era muy difícil escribir porque no podía escribir como…en primera persona, yo fui, yo hice, yo dije, como dicen aquí en Guatemala, el yo-yo, entonces quedas muy mal, te dicen: -¡Pinche vanidoso!-.

Mi libro, a pesar de todo, de que mi libro no habla de mí, si tú te fijas, mi libro no habla de mí, mi libro es un relato de mis compañeros, mira, sobre Yon Sosa, mira la cara que tenía cuando andaba con Yon Sosa, era un pajarito, mira, la cara de un muchachillo de la prepa, yo recién salido del sexto año que está en la prepa -¿A poco no?-. Tú ves a un muchachillo como ese y dices: -No, ese no está en la UNAM es una babosada de esas-.

JC: Hay una entrevista que tienes con José Domingo Carrillo y dices que, así como lo dice tu texto: Epitafio para César Montes, pero después del libro dices: -César Montes quedó más vivo que la chingada-.[8]

CM: Si, es Cierto

JC: ¿Se da un cambio radical en eso?

CMr: Yo dije, voy a poner las cosas en orden, voy a ganarme la legalidad, voy a presentarme con mi nombre y por eso en El Salvador, el libro se llamó… la edición de El Salvador se las encargo, si encuentran una, vale oro, no hay, fueron mil ejemplares y se acabó, pero si se los arrebataron, no existe ya -¿Quién sabe quien tenga un ejemplar?-. Pero se desaparecieron, los mil ejemplares espero uno que me aparezca, siquiera tenerlo como historiador, tener la primera edición de mi libro, no hay, no lo encuentro, bueno, hay una edición que es una grosería, me dijeron en Planeta de México: -10 mil ejemplares-.

-¿Cómo es eso? Eso se vende en la puerta de la entrada de la UNAM, se acaban esos wey-. La verdad si, uno no tiene idea la proporción que tiene México -¿Verdad?-. Pero tampoco muchos escritores mexicanos les publican de entrada una cantidad tan grande y que se agote, bueno, entonces cuando yo escribí aquí, ya no se llamaba Epitafio sino que cambio el título, aquí ya se llamaba La guerrilla: mi camino, porque ya que se iba a publicar a César Montes ya no se le podía escribir Epitafio, como aquí dice en la introducción, lo dice este señor Gabriel Aguilera, dice: -Julio César Macías pretende con este libro sepultar para siempre a César Montes, lo que no sabe es…César Macías intenta retornar la vida que hasta entonces le cedió a Montes, no se puede decir si lo logrará, si se puede decir que como parte del intento que este libro recoge en sus parcialidades desde la nueva lectura-. Pero lo que dice es: -Ya va a ver César Macías que hay un pacto faustiano con César Montes y César Montes va a sobrevivir más allá que Julio César Macías-. Y así fue.

Mira, el primer cheque que yo recibí aquí de ayuda de mi familia de Estados Unidos, era un cheque como por mil dólares, ¡Chin! Era un montón de dinero, además de eso venía maltrecho de El Salvador y cuando lo recibí decía: «César Montes». César Montes no tenía papeles para cambiarlo, ahí está guardado ¡En un cuadro! ¡Me cae! Mi familia, mis hermanas en Estados Unidos me mandaron mil dólares con un cheque que decía: «César Montes, mil dólares». Y no lo pude cambiar porque ese cabrón de César Montes tenía un montón de identidades, pero papeles legales…todos son falsos, entonces, eso sí pasó tal como se lo dije a Carrillo y peor, a mí algunas gentes me dicen César Macías, a veces lo tomo como si quisieran hacerme de menos, fíjate nada más, si, porque fíjate que César Montes es un chingón y a César Macías no lo conoce nadie. Yo llamo a un ministro y me contesta la secretaria: -¿Con quién quiere hablar-.

-Con el ministro Fulano de tal-.

-¿De parte de quien?-

 -De Julio César Macías-.

-¿De qué organismo, institución o dependencia o qué?-.

-No, dígale que de parte de César Montes-.

-¡Comandante! ¿Cómo no? Ahorita mismo-.

Osease, al hijo de la chingada de César Montes si lo conocen todos, a Julio César Macías no lo dejan entrar, entonces, por eso te digo, no es una cosa de vanidad, sino es una cosa de absoluto…percibiendo cuando alguien me dice: -El famoso comandante-. Es una cosa diferente cuando alguien me dice: -¡Ah! Tú llamas Julio César Macías, bájale ¿No? Bájale-. Ahora resulta que se descubre bien que quien está haciendo, tratando de bajar el perfil, utiliza el nombre de Macías, porque ese es una moneda más barata ¿Verdad?. Hay una obra que escribió una nicaragüense que se llama Gioconda Belli que dice La mujer habitada, léelo, yo soy un hombre habitado. Yo le di vida a César Montes, pero cuando él nació yo me morí, y hasta este momento traté que se muriera y más revivió el hijo de la chingada, entonces es un personaje ficticio y real, es un personaje producto de la imaginación de alguien, pero producto de una realidad muy dura.


[1] Macías, Julio Cesar, Mi camino: La Guerrilla, Planeta, México, 1999.

[2] Payeras, Mario, Los Días de la selva, Joan Boldó i Climent Editores, México, octava edición, 1989.

[3] Jorge Soto llevó el seudónimo de Pablo Monsanto, también se le conoce como Manzana o Manzanita, su militancia está relacionada con las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) desde la década de los sesenta, llegó a ser Comandante en Jefe y fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz por parte de la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). En 2013 publicó el libro, Somos los jóvenes rebeldes. Guatemala Insurgente, a manera de memorias de su experiencia en el movimiento revolucionario.

[4] Ricardo Ramírez de León llevó varios pseudónimos como Orlando Fernández, sin embargo, el más conocido y con el que se acentúo su participación revolucionaria fue Rolando Morán. Él participó desde la década de los sesenta en las FAR, se le designa la escritura del Documento de marzo con el que rompe con la organización y el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), más tarde funda, junto a otros, la NORC, y después conocido como EGP del que fue comandante en jefe, así como también fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz por parte de la (URNG).

[5] Rodrigo Asturias participó en la guerrilla de Concúa de 1962, sin embargo, su participación revolucionaria está ligada a la Regional de Occidente de las FAR, que más tarde llevaría el nombre de Organización del Pueblo en Armas (ORPA), donde llevaría el seudónimo de Gaspar Ilom, siendo comandante en jefe. Fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz por parte de la (URNG).

[6] Se refiere a Alberto Bayo Giroud.

[7] Guido Álvaro Peredo Leigue (Inti) y Roberto Peredo Leigue (Coco), militantes del Partido Comunista Boliviano. Fueron combatientes internacionalistas en Perú y Argentina. Participaron en la experiencia guerrillera junto al Che en Bolivia. Coco muere en esa experiencia e Inti logra salir con vida.

[8] El mismo autor comenta en entrevista con José Domingo Carrillo: “Escribí un libro que en El Salvador se llamó Epitafio de César Montes, en Nicaragua se le puso como subtítulo La guerrilla fue mi camino. Epitafio de César Montes, y resultó que no se murió el canijo….(pausa) ¡más vivió!” Julio César Macías al referirse a César Montes dice que es “un personaje ficticio que resulta más real que la chingada” Ver Carrillo, José Domingo, Entre la historia y la memoria. Entrevista y revolución: Estudio de las elites políticas revolucionarias en Guatemala, 1960-1996, estudio preliminar del proyecto “La sedición frente al espejo. Estudio de las elites revolucionarias de fin de siglo, Guatemala (1960-1996)” inscrito en el Doctorado en Historia de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. Versión electrónica: http://viraugasot.blogspot.com/2007/11/de-nuevo-la-izquierda-en-guatemala-le.html. Consultado el 11 de marzo de 2010 a las 13:25 hrs.

SESIÓN DEL SEMINARIO DE ESTUDIOS SOBRE CENTROAMÉRICA

El Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (En colaboración con el proyecto PAPIIT AG40012031) y el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, en el marco del: Seminario de Estudios sobre Centroamérica.

Comparte la sesión del día 17 de noviembre de 2021 con Miguel Regueyra Edelman (Universidad de Costa Rica), quien presentó: «Radio Noticias del Continente: un proyecto de comunicación para la revolución latinoamericana».

Coordinación: Mario Vázquez Olivera, Mónica Toussaint Ribot y Juan Carlos Vázquez Medeles

SESIÓN DEL SEMINARIO DE ESTUDIOS SOBRE CENTROAMÉRICA

El Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (En colaboración con el proyecto PAPIIT AG40012031) y el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, en el marco del: Seminario de Estudios sobre Centroamérica.

comparte la sesión del 21 de octubre de 2021, con el Lic. Josué Sevilla (Universidad Nacional Autónoma de Honduras), quien presentó: “Los movimientos revolucionarios hondureños de la década de 1980: Guerrillas urbanas, Doctrina de Seguridad Nacional y actores de la época”.

Coordinación: Mario Vázquez Olivera, Mónica Toussaint Ribot y Juan Carlos Vázquez Medeles

Mario Roberto Morales. Hasta Luego

Era ya 20 de octubre y no hubo festejos revolucionarios. Pero la llamada de Gilberto Morales quien me convidaba a comer junto a él, su hija y el «Tecolote» Ramírez Amaya daba una gran sensación de fiesta. Llegamos a la Mezquita, aquel viejo restaurante español, cuando el Teco aún llegaba al lugar, pagando con trazos los tragos de más y las cuentas abultadas.

Ese mismo día esperaba la llamada de Mario Roberto Morales, quien confirmaría la cita para hacerle una entrevista. Misma que llegó cuando el consomé ya se había terminado junto a la segunda Moza y expurgaba los ostiones de la paella, pues nunca han sido mi deleite. Mario Roberto me esperaba en su casa, mientras apuntaba su dirección, mis acompañantes me dijeron, casi como una ordenanza:

G: -Décile que venga para acá-.

T: -Dile que acá lo esperamos-.

Yo, le trasladé las indicaciones y recibí una especie de gruñido que terminó en un: -No, gracias, no quiero incomodar. Mejor vénite para acá-.

Terminé de escribir el domicilio y las indicaciones y colgué, cuando escuché sendas carcajadas, principalmente la del Teco que decía: -Buena nota, ese cerote no nos quiere, vos cerote-. Y algunas otras palabras que no recuerdo o no entendí.

G, aún con la risa entre los dientes sólo confirmó aquel sentimiento.

Di cuenta de la broma, parte de la casaca entre ellos. Apuré mi comida y me dirigí a la avenida Elena, mientras pensaba que aquella chanza podría tensar la posibilidad de mi charla con el «Guerrillero Heroico», como le decían mis amigos

Llegué un tanto apenado, toqué y salió MR con una sonrisa, me ofreció un refresco o una soda, ya no recuerdo, lo que sí es el sufrimiento por el calor y ese sofá de piel -o imitación de la misma- que me hacía sudar copiosamente y se me pegaban los antebrazos al recargarme, lo que hacía que mi nerviosismo se incrementará por la ocurrencia pasada.

Inició la charla, hablamos de sus libros, de algunas teorías de la subaltarnidad, de Beverley y algunas cosas más, antes de iniciar la entrevista, a la cual accedió bajo mis intereses.

Terminamos, me obsequió algunos de sus libros (los cuales presté y aún no me los devuelven), los firmó, me recomendó buscar otras amistades y quedamos en seguir la charla en otro momento. Ese otro momento no se dio como tal, coincidimos en algunos espacios, intercambiamos otras charlas, en aquella cantina que frecuentaba cuando llegaba a México, a unos pasos de la Editorial Praxis, con el buen Carlos Humberto López Barrios. O con Che-Char, en la zona 1 guatemalteca, para celebrar algún evento junto a José Luis Perdomo Orellana.

Así, con estos cruces de amistades, fue también el aprendizaje que me dejó, entre aquellos sus años revolucionarios y sus letras. Amistades que, como suele pasar en Guate, ahí están, aunque eviten pasar por donde seguro estarás.
Mario Roberto se adelantó, dejó un gran vacío, pero se fue como él le gustaba hacerlo, rebelde, contradictorio, provocador. Hasta luego, buen camino Nenón.

(Juan Carlos Vázquez Medeles, 17 de septiembre de 2021).

SEMINARIO DE ESTUDIOS SOBRE CENTROAMÉRICA

El Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (En colaboración con el proyecto PAPIIT AG40012031) y el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, en el marco del: Seminario de Estudios sobre Centroamérica.

Exposición: “Viviana Gallardo: Femicidio de Estado en la Suiza Centroamericana”.

A cargo de:

Alejandra Bonilla Leiva (Universidad Nacional de Costa Rica)

Miguel Regueyra Edelman (Universidad de Costa Rica).

Sesión miércoles 22 de septiembre de 2021 a las 11:00 horas, CdMx, (10:00 horas, Costa Rica y Centroamérica)

Sesión con Alejandra Bonilla y Miguel Regueyra

Hay más presos por defender la vida que militares por masacrar al Pueblo.

Juan Carlos Vázquez Medeles

Salí del Parque «Morazán», aquel que se resiste a ser llamado «Jocotenango», como la calle misma que termina o inicia frente a él. Depende si vas, vienes, lo que decidas hacer o lo que estás realizando.

En mi caso, iniciaba mis pasos para encontrarme con aquel amigo que me hablaba sobre sí y su vida. Cruzaba la frontera entre las zonas 1 y 2, deje atrás las jardineras convertidas en mesas de picnic para los bebedores con poco pisto, los renuentes a pagar el sobreprecio de una cantinucha maloliente y poco ventilada. También, pase con incomodidad aquellos espacios donde el gravamen del canto nuevo se destina a velas aromáticas, mesas limpias y manteles con bordados de Chichicastenango.

Apresuré el paso evadiendo breakdanceros que han reinterpretado el uso de los atrios, entre éxitos remasterizados y voces pentecostales. Justo estaba por cruzar la calle y pasar por la Casa del Timbre, aquella ubicada en la sexta avenida y tercera calle, una escena me paralizó momentáneamente. Contemplé una postal en movimiento, la alegoría de la justicia, de la posguerra, del presente incierto, de la enfermedad de los perpetradores para evadir responsabilidades, de su demencia medicada para callar a la consciencia que se presenta en forma de pesadillas.

Un par de manos en mi espalda me invitaban a continuar mi andar. Mi reacción fue tardía, como pude saqué mi Pentax, recorrí el rollo, levanté la cámara, intenté enfocar y disparar, para guardar ese momento. Regresé la cámara a la mochila con las miradas retadoras de aquellos hombrecillos con ropajes camuflados y fusiles oxidados. Sonreí y traté de imaginar el interior de esas habitaciones, con un Oliverio apresurando el desayuno para reunirse con los miembros de la Asociación de Estudiantes Universitarios, y ser parte del torbellino de esperanzas de una rebeldía, joven, apasionada, ilusionada, amorosa, revolucionaria, hasta que en una docena de calles delante lo intentaron callar.

Hay más presos por deefender la vida que militares por masacrar al pueblo. Fotografía Juan Carlos Vázquez Medeles, Pentax K1000- Kodak TriX 400. Ciudad de Guatemala.

Aquella frase no se pensó como metáfora, es, crudamente, una realidad. Una realidad que se presenta en los tribunales de justicia, con un nombre que retumba en las paredes del Hospital Militar: Mavilo Aurelio Castañeda Bethancourt. Y en mi cabeza se repite la frase No a la Amnistía.

Historia centroamericana (y latinoamericana) siglo XX

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search