Julio César Macías Mayora y la escritura del epitafio de César Montes: Mi camino: la guerrilla

Julio César Macías Mayora utilizó el seudónimo de «César Montes» al integrarse al emergente movimiento revolucionario de los años sesenta —experiencia que narra en Mi camino: la guerrilla[1]— en el incipiente Frente Guerrillero Edgar Ibarra (FGEI) y la conformación de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) a cargo de Luis Turcios Lima  (Hebert).

              En dicha obra, la experiencia guerrillera de esa década, entre triunfos y fracasos.Así también, la relación con el grupo CRATER y la conformación de la Nueva Organización Revolucionaria de Combate (NORC), que después se conocería como el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). César, relata sus experiencias revolucionarias de Cuba, Vietnam, Corea del Norte y Moscú. Su participación en el movimiento salvadoreño en las Fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FARN-FMLN), en donde fundó el Servicio de Información Revolucionaria (SIR) y, por último, la participación que tuvo con el gobierno sandinista.

              La configuración de la obra de Julio César Macías es matizada en el encuentro que tuvimos en el 28 de julio de 2010, en la Ciudad de Guatemala. A mis preguntas, responde las intencionalidades que tuvo como autor, nos paltica sobre el proceso de elaboración, en medio de las circunstancias que cruzó. No obstante, es destacable, tanto en la obra como en la entrevista, la situación de un hombre que al integrarse al movimiento revolucionario guatemalteco cedió su identidad, encarnó otra que hasta la actualidad, termina siendo parte de él. César Montes nos refiere dicha experiencia de la siguiente manera:

Juan Carlos: ¿Cuál fue la necesidad de escribir el libro?

César Montes: Uno, Tenía poco tiempo para escribirlo. Dos, no sabía si me iban a matar ya en un mes o en un año…

JC:  ¿Cómo se da ese proceso?

CM: Sobre todo la parte de Guatemala por dos cosas, porque durante 36 años se dijeron sólo calumnias de la guerrilla, entonces hubo gente que tenía un año cuando empezó la guerra y ahora tiene 37, es un hombre ya cuarentón y ha oído todo el tiempo un discurso contra la guerrilla. -¿Qué otra conoce?-. Es más, en Guatemala hay, como en México y muchas partes del mundo, hay un mundo como sus élites que leen, las élites que componen música, entonces que naturalmente no todo el mundo lee libros y, segundo, no todo el mundo lee libros publicados en el extranjero, como el de Payeras[2] que ganó el Premio Casa de las Américas que publicó en la Habana, y se conocía en México, pero aquí se conocía muy poco o no se conocía, era el primer libro escrito en Guatemala. Entonces me propuse a mí mismo y dije: -Sí regreso a Guatemala lo primero que voy a hacer es publicar el libro en Guatemala, para que les duela y para contar las victorias que tuvimos …y los errores también, pero para contar como nos los chingamos-.

Y sobre todo porque hay un velo de oscuridad que le tendieron a la década del sesenta, los guerrilleros del setenta y el ochenta, y que virtualmente niegan o negaban, porque ahora ya no, ya no lo pueden hacer, la existencia de Yon Sosa, Turcios Lima, César Montes, su contribución, o sea, el mensaje parecía decir lo siguiente: «Cuando yo nací para la revolución, nació la revolución». Y eso lo decían los que no sonaban, no se conocían durante la primera etapa, como Pablo Monsanto,[3] negaba la historia anterior, Rolando Morán[4] que aparece hasta después de fundado el EGP ya se hace conocido, niega toda la situación anterior, Gaspar Ilom[5] que no tuvo nada que ver con aquello, virtualmente ponía como que: «Cuando la ORPA nació, nació la revolución. Entonces hacer un poco leal y hacerle justicia a la historia.

Yo creo que hay dos cosas, en el libro hay…no sé si lo perciben ustedes, hay dos cosas que habría que leerlas y como que ampliar el lente, -¿Qué libros dice que leía César Montes?- Y un Puma Junior, un historiador; Zapata, La memorias de Pancho Villa de Luis Martín Guzmán, otro aporte a la historia. El cabrón de César Montes estaba metido en la historia y metido leyendo la historia, porque a lo mejor no estaba muy claro que él estaba haciendo historia, pero si tenía un afán, a lo mejor de historiador frustrado el cabrón, entonces dijo: -Sí otros la hicieron, pues yo la voy a hacer de otra manera, pero me documentada, con documentos históricos-.

-¿Qué otras cosas dice el libro que nos influyeron a nosotros?-. La Revolución española, el libro del general español que entrenó al Che Guevara y a Fidel en México, comandante Bayo[6]. -¿Qué otro libro se menciona?-. Mi único camino de Dolores Ibarrúri, si se fijan, son libros de historia, no andaba estudiando que la dialéctica de la filosofía marxista, no, andaba metido en la historia y hacía la historia el cabrón, y entonces de pronto, cuando termina todo eso dice: -Todo esto vivido realmente fue historia, pues-. Y entonces escribí algunas notas porque…por demanda de compañeros revolucionarios, llegaron y me dijeron: -A ver, ven acá, yo soy de tal organización sudamericana y soy el responsable militar de esa organización y necesito saber cómo le hicieron ustedes para montar un frente guerrillero-. Entonces voy preparando unas notas y cuando preparé las notas, empecé a escribir y a escribir y aquello no se acababa porque fluían un montón de cosas pues, y a la hora de presentárselos a ellos me quedó ahí todas las historias de cómo fundamos el frente Guazapa, las historias de cómo fundamos el frente del EGP, las historias de cómo fundamos las FAR, todo para ellos fue de mucha riqueza, entonces yo escribí eso para gente de Chile, gente de Venezuela, gente de Bolivia, gente de Ecuador Alfaro Vive ¡Carajo!, gente de Argentina, y entonces creemos nosotros que algo contribuimos a esfuerzos que, a lo mejor, pues fracasaron pero se dieron, y algunos otros que fueron la semilla, la semilla de un fracaso a veces es cuando tú llegas y tiras algo, fructifica en otra cosa, a lo mejor como dijo un compañero: -Es que esos que ayudaste fueron como cagada de golondrina-. -¿Por qué?-. Porque cagaron una semilla que fructífero en otros, que hicieron otras cosas como eco, pero nadie puede negar que no hubiera eco, sino hubiera sido el Che Guevara, sino hubiera existido Inti Peredo y Coco Peredo[7], entonces muchas de las cosas que nosotros hicimos les sirvieron a otros, para otros lugares, entonces empecé a ver la necesidad de cómo tener muchos de esos recuerdos que, a demanda de uno, les eran como recetitas que estábamos dando así, como folletitos y de pronto: -¿Por qué no hay uno completo?-. Entonces empezamos, pero empecé a reflexionar de varias cosas, me era muy difícil escribir porque no podía escribir como…en primera persona, yo fui, yo hice, yo dije, como dicen aquí en Guatemala, el yo-yo, entonces quedas muy mal, te dicen: -¡Pinche vanidoso!-.

Mi libro, a pesar de todo, de que mi libro no habla de mí, si tú te fijas, mi libro no habla de mí, mi libro es un relato de mis compañeros, mira, sobre Yon Sosa, mira la cara que tenía cuando andaba con Yon Sosa, era un pajarito, mira, la cara de un muchachillo de la prepa, yo recién salido del sexto año que está en la prepa -¿A poco no?-. Tú ves a un muchachillo como ese y dices: -No, ese no está en la UNAM es una babosada de esas-.

JC: Hay una entrevista que tienes con José Domingo Carrillo y dices que, así como lo dice tu texto: Epitafio para César Montes, pero después del libro dices: -César Montes quedó más vivo que la chingada-.[8]

CM: Si, es Cierto

JC: ¿Se da un cambio radical en eso?

CMr: Yo dije, voy a poner las cosas en orden, voy a ganarme la legalidad, voy a presentarme con mi nombre y por eso en El Salvador, el libro se llamó… la edición de El Salvador se las encargo, si encuentran una, vale oro, no hay, fueron mil ejemplares y se acabó, pero si se los arrebataron, no existe ya -¿Quién sabe quien tenga un ejemplar?-. Pero se desaparecieron, los mil ejemplares espero uno que me aparezca, siquiera tenerlo como historiador, tener la primera edición de mi libro, no hay, no lo encuentro, bueno, hay una edición que es una grosería, me dijeron en Planeta de México: -10 mil ejemplares-.

-¿Cómo es eso? Eso se vende en la puerta de la entrada de la UNAM, se acaban esos wey-. La verdad si, uno no tiene idea la proporción que tiene México -¿Verdad?-. Pero tampoco muchos escritores mexicanos les publican de entrada una cantidad tan grande y que se agote, bueno, entonces cuando yo escribí aquí, ya no se llamaba Epitafio sino que cambio el título, aquí ya se llamaba La guerrilla: mi camino, porque ya que se iba a publicar a César Montes ya no se le podía escribir Epitafio, como aquí dice en la introducción, lo dice este señor Gabriel Aguilera, dice: -Julio César Macías pretende con este libro sepultar para siempre a César Montes, lo que no sabe es…César Macías intenta retornar la vida que hasta entonces le cedió a Montes, no se puede decir si lo logrará, si se puede decir que como parte del intento que este libro recoge en sus parcialidades desde la nueva lectura-. Pero lo que dice es: -Ya va a ver César Macías que hay un pacto faustiano con César Montes y César Montes va a sobrevivir más allá que Julio César Macías-. Y así fue.

Mira, el primer cheque que yo recibí aquí de ayuda de mi familia de Estados Unidos, era un cheque como por mil dólares, ¡Chin! Era un montón de dinero, además de eso venía maltrecho de El Salvador y cuando lo recibí decía: «César Montes». César Montes no tenía papeles para cambiarlo, ahí está guardado ¡En un cuadro! ¡Me cae! Mi familia, mis hermanas en Estados Unidos me mandaron mil dólares con un cheque que decía: «César Montes, mil dólares». Y no lo pude cambiar porque ese cabrón de César Montes tenía un montón de identidades, pero papeles legales…todos son falsos, entonces, eso sí pasó tal como se lo dije a Carrillo y peor, a mí algunas gentes me dicen César Macías, a veces lo tomo como si quisieran hacerme de menos, fíjate nada más, si, porque fíjate que César Montes es un chingón y a César Macías no lo conoce nadie. Yo llamo a un ministro y me contesta la secretaria: -¿Con quién quiere hablar-.

-Con el ministro Fulano de tal-.

-¿De parte de quien?-

 -De Julio César Macías-.

-¿De qué organismo, institución o dependencia o qué?-.

-No, dígale que de parte de César Montes-.

-¡Comandante! ¿Cómo no? Ahorita mismo-.

Osease, al hijo de la chingada de César Montes si lo conocen todos, a Julio César Macías no lo dejan entrar, entonces, por eso te digo, no es una cosa de vanidad, sino es una cosa de absoluto…percibiendo cuando alguien me dice: -El famoso comandante-. Es una cosa diferente cuando alguien me dice: -¡Ah! Tú llamas Julio César Macías, bájale ¿No? Bájale-. Ahora resulta que se descubre bien que quien está haciendo, tratando de bajar el perfil, utiliza el nombre de Macías, porque ese es una moneda más barata ¿Verdad?. Hay una obra que escribió una nicaragüense que se llama Gioconda Belli que dice La mujer habitada, léelo, yo soy un hombre habitado. Yo le di vida a César Montes, pero cuando él nació yo me morí, y hasta este momento traté que se muriera y más revivió el hijo de la chingada, entonces es un personaje ficticio y real, es un personaje producto de la imaginación de alguien, pero producto de una realidad muy dura.


[1] Macías, Julio Cesar, Mi camino: La Guerrilla, Planeta, México, 1999.

[2] Payeras, Mario, Los Días de la selva, Joan Boldó i Climent Editores, México, octava edición, 1989.

[3] Jorge Soto llevó el seudónimo de Pablo Monsanto, también se le conoce como Manzana o Manzanita, su militancia está relacionada con las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) desde la década de los sesenta, llegó a ser Comandante en Jefe y fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz por parte de la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG). En 2013 publicó el libro, Somos los jóvenes rebeldes. Guatemala Insurgente, a manera de memorias de su experiencia en el movimiento revolucionario.

[4] Ricardo Ramírez de León llevó varios pseudónimos como Orlando Fernández, sin embargo, el más conocido y con el que se acentúo su participación revolucionaria fue Rolando Morán. Él participó desde la década de los sesenta en las FAR, se le designa la escritura del Documento de marzo con el que rompe con la organización y el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), más tarde funda, junto a otros, la NORC, y después conocido como EGP del que fue comandante en jefe, así como también fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz por parte de la (URNG).

[5] Rodrigo Asturias participó en la guerrilla de Concúa de 1962, sin embargo, su participación revolucionaria está ligada a la Regional de Occidente de las FAR, que más tarde llevaría el nombre de Organización del Pueblo en Armas (ORPA), donde llevaría el seudónimo de Gaspar Ilom, siendo comandante en jefe. Fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz por parte de la (URNG).

[6] Se refiere a Alberto Bayo Giroud.

[7] Guido Álvaro Peredo Leigue (Inti) y Roberto Peredo Leigue (Coco), militantes del Partido Comunista Boliviano. Fueron combatientes internacionalistas en Perú y Argentina. Participaron en la experiencia guerrillera junto al Che en Bolivia. Coco muere en esa experiencia e Inti logra salir con vida.

[8] El mismo autor comenta en entrevista con José Domingo Carrillo: “Escribí un libro que en El Salvador se llamó Epitafio de César Montes, en Nicaragua se le puso como subtítulo La guerrilla fue mi camino. Epitafio de César Montes, y resultó que no se murió el canijo….(pausa) ¡más vivió!” Julio César Macías al referirse a César Montes dice que es “un personaje ficticio que resulta más real que la chingada” Ver Carrillo, José Domingo, Entre la historia y la memoria. Entrevista y revolución: Estudio de las elites políticas revolucionarias en Guatemala, 1960-1996, estudio preliminar del proyecto “La sedición frente al espejo. Estudio de las elites revolucionarias de fin de siglo, Guatemala (1960-1996)” inscrito en el Doctorado en Historia de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. Versión electrónica: http://viraugasot.blogspot.com/2007/11/de-nuevo-la-izquierda-en-guatemala-le.html. Consultado el 11 de marzo de 2010 a las 13:25 hrs.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Juan Carlos Vázquez Medeles (5 de noviembre de 2021). Julio César Macías Mayora y la escritura del epitafio de César Montes: Mi camino: la guerrilla. Trinchera Histórica. Recuperado 17 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/uxr8


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.