Archivo de la etiqueta: Revolución de Octubre de 1944

LXXVIII Aniversario de la Revolución del 20 de Octubre.

Durante el mes de octubre de 1944, la embajada mexicana en territorio guatemalteco incrementó la correspondencia dirigida a la Secretaría de Relaciones Exteriores para informar la situación en Guatemala. Uno de estos cables, fechado el 21 de octubre de 1944, informaba que la situación empezaba a normalizarse después de una lucha sangrienta. «Pueblo Guatemala demuestra delirante entusiasmo».

Archivo Histórico Genaro Estrada de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, III-708-1.

Si bien, se señala que se abstendrá de tratar con el Gobierno de Facto hasta que se adquiera forma constitucional, se sugiere que para México es conveniente ser el primero en reconocer el triunvirato del mayor Francisco Arana, capitán Jacobo Árbenz y Jorge Toriello.Días después, se comunica el asilo en la sede diplomática del general Federico Ponce Vaides y de algunos miembros de su gabinete como los generales Daniel Corado y Cenobio Castañeda. Se subraya que «vigíleseles con discreción objeto evitar grupos rebeldes pues todos son de cuidado».

Archivo Histórico Genaro Estrada de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, III-708-1

A la par, un gran número de personas salieron del país hacía México y, posteriormente, buscaron que les reconociera como asilados políticos.

Archivo Histórico Genaro Estrada de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, III-708-1

Mientras tanto, en México, permanece como canciller guatemalteco Ricardo López Baca y quedaría como encargado de negocios José Calderón Salazar. Quien más tarde se convertiría en uno de los ideólogos del Movimiento de Liberación Nacional, grupo de contrarrevolucionarios que expresaron un anticomunismo extremo en las siguientes décadas.

Archivo Histórico Genaro Estrada de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, III-24-17-50.

En ese momento se abrían dos vías, la democrática y la golpista. La primera consolidó reformas en 10 años, lo que tardó la segunda en concretar su objetivo. La parcialidad de la política exterior mexicana permitió el asilo de los perseguidos políticos en el régimen ubico-poncista, de la oposición arévalo-arbencista y, posteriormente, de los cientos de amenazados por la euforia anticomunista, como puede constatarse en la documentación diplomática de los representantes de México en Guatemala.

Archivo Histórico Genaro Estrada de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, B1-135-4.

Este movimiento significó la materialización de reformas políticas de carácter social, apertura política y participación de distintos sectores de la población en el desarrollo de los cambios sociales, políticos, culturales y económicos. Con dicha apertura, y con la influencia ideológica del desarrollo de la Guerra Fría, también se intensificó la lucha opositora con un matiz anticomunista y el rechazó a los gobiernos de Juan José Arévalo y Jacobo Árbenz Guzmán por parte de la política estadounidense, lo que haría que los diez años conocidos como la Primavera guatemalteca se sostuviera con grandes obstáculos desde el interior y exterior de Guatemala.

Hoy, conmemoramos su LXXVIII aniversario como un homenaje a las luchas antidictatoriales que se libraron en América Latina, con la participación de amplios sectores de la sociedad.